Páginas

lunes, 30 de abril de 2012

“Shams… la música antes de ser hit”.


A finales de 1987 y principios de 1988 vendimos Shams y quienes lo compraron lo cerraron apenas a los seis meses de haberlo adquirido. Al poco tiempo me fui a USA por casi diez años. Al volver a Buenos Aires en 1999 recuerdo que un día subí a un taxi y le indiqué una dirección: “Lacroze 2121. Shams”. Me baje leyendo impávido un cartel que, en nuestra casona vieja del barrio de Belgrano, anunciaba un Restaurante Chino. Entré al salón principal y, aunque era el mediodía, no había nadie comiendo. Ya no había escenario, pero el piso y las paredes estaban iguales,… claro que sin ese color bordó con las molduras pintadas en negro. Salió a atenderme un hombre que podía ser el dueño (de nacionalidad china o coreana no lo se) y enseguida le avise que no me quedaría a comer. Tuve el impulso por un momento de decirle,… pero no lo dije: “¿Sabe qué? No pierda más tiempo y dinero tratando de hacer un éxito aquí con un restaurante,… porque en este lugar sólo se puede hacer música.

Miguel Muscarsel.

Resumiendo un poco, entre 1982 y 1986 elegimos apoyar a nuevos artistas como Sandra Mihanovich ( 1981 a1986); Marilina Ross (1981-82 y 85); Alejandro Lerner (1982-1983); Miguel Mateos-Zas (1983-84); Silvina Garré (1984-85): Fito Paez (1985) y cimentamos la fama de Shams con las periódicas presentaciones de los ya consagrados: Juan Carlos Baglieto (1983); Rubén Rada (1982-83-84 y 85); David Lebon (1985); Litto Nebbia (1983-84-85 y 86); Pedro Aznar (1986, primera banda que formó como solista a su regreso del Path Metheny Group); Patricia Sosa y La Torre (1983); Lito Vitale (1985-1986); Luis Alberto Spineta (1985-1988) y otros que se me quedan en este tintero que uso al tratar de describir ese ayer. Todos los que nombré estrenaron canciones en Shams y tenían muy en cuenta al armar sus próximos discos la respuesta del público de Shams, los que elegían verlos a ellos en nuestra vieja casona del barrio de Belgrano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada