Páginas

jueves, 12 de abril de 2012



Lean lo que escribio Luciano Di Vito  en su blog http://tomapapost.blogspot.com.ar/ 
''El escritor portatil''

Luiggi, el grande

 
Conocí al Flaco Spinetta en 1987, en un galpón enorme de la calle Portela, en el barrio Flores. Fuimos con el Topo Alves da Cruz, el Titi Pauluzzi, mi amiga Mariana a hacerle una entrevista. Fue algo mágico,gracioso y único. En ese galpón, El mono Fontana y el Flaco ajustaban acordes para seguir presentando el disco de aquel momento "Tester de Violencia". Sobre el final de aquel reportaje, El topo le hizo una pregunta memorable: "Flaco,¿Si volvieses a nacer que te hubiese gustado ser? Hicimos un silencio pensando que nos iba a matar pero no, El flaco nos sorprendió y nos respondió: "Me gustaría salir del mar en una isla y decirle a todos que soy Lennon" todos nos reímos y tras varias horas de entrevista volvimos a nuestras casas pero ya no éramos los mismos.
Cuatro años más tarde, en los estudios de Radio Rivadavia, en VIVA FM, en el programa "por tus sueños" que conducía Juan Alberto Badía volví a cruzármelo. Ese día me tocó reemplazar a un amigo en la musicalización del programa de Juan mientras el flaco venía a charlar. Se acordaba de la entrevista anterior y hasta tuve la suerte que Badía me invitó a compartir el aire de aquella entrevista donde mi fanatismo por el flaco me jugó una buena pasada. Es que si me pongo a pensar el primer disco que compré de Luis fue "Alma de diamante" de 1980, cuya tapa fue diseñada por el Negro Fontova que por esos años era diagramador de la revista "Expreso imaginario", ese disco me voló literalmente la peluca, tenía 12 años y pocos meses después compré otros dos vinilos, uno de pescado rabioso y el doble del regreso de Almendra. Un año más tarde salía "Los niños que escriben en el cielo" un disco que aún tengo entero en el ipodtouch junto a toda la discografía del querido flaco. Soy de esos que nunca dejó de escuchar su música, siempre fue e irá conmigo.
En 1996, nos fuimos con Uri Leczicki a dirigir una radio a Villa Gesell que se llamó "Impacto". La emisora patrocinaba recitales tanto en el balnerario "Windsurf" como en el autocine. Entre aquellos recitales figuró aquel de Charly de cinco horas y media hecho mierda pero también tocaron los cadillacs, Memphis y Spinetta que ni loco quería dar notas. Pero igual me tiré a verlo y hablamos un ratito y mientras lo acompañaba la Pelletitti me dijo "Con vos todo bien, hablemos pero nada de notas". Me lo dijo tan serio que se empezó a cagar de risa. Nos quedamos un par de horas hablando, en realidad habló de él de lo que publicaban los periodistas. Poco tiempo atrás había salido esa tapa de la revista "Gente" donde se lo mostraba con un cartel que decía "Leer basura daña la salud. Lean libros". Obviamente aquella noche no dormí y me quedé escuchando otra vez sus canciones.
Un año antes, mientras cubríamos los juegos Panamericanos de Mar del Plata, con Uri fuimos a comer una pizza pero también nos tomamos una cuantas birras. El se acordará que volvíamos al hotel, en pedo, cantando "Umbral" una y otra vez.
Hoy Luis se fué. Escuchamos la noticia en un taxi con Samurai Jack y automáticamente el silencio nos envolvió. Creo que envejecimos de golpe adentro de ese silencio. Todas sus canciones en pedacitos, en frases, comenzaron a aparecerse en mi cabeza, el recital de las bandas eternas, la remera que compré, el abrazo con Charly, quiero ver un tren porqué la neutrónica noticia de su muerte ya estalló y seguramente este Jardín de gente ya no será lo mismo sin él.
En el 2008, mientras hacíamos "Lo pasado pensado" con Felipe Pigna, fuimos a hacerle un reportaje. Pero hubo un malentendido y no pudimos filmar porqué en realidad el Flaco quería charlar con Felipe de historia. Recuerdo que nos abrió la pesada puerta de su casa estudio y nos ofreció soda, charlamos un poco pero cuando vió que más gente caía al baile con cámaras, micrófonos y demás nos dijo: "Estoy como en las islas Azores...azorado"
El último concierto que vi de Luis fue en el Auditorium de Mar del Plata un 18 de enero de 2011. Tocó sentado pero fue algo hermoso, contundente, conservo, como si me lo hubiese propuesto, muchos de los tickets y también ese de aquellos recitales. Mientras termino de escribir me resisto a la idea de su muerte. Es que muchas veces en los recitales le gritaban "Flaco, no te mueras nunca". Hoy es un día muy triste, quizás muchos descubran la sensibilidad enorme de un artista único e irrepetible, honesto de principio a fin, comprometido con sus causas y con sus palabras, un verdadero exquisito, tanto que el morbo hace que sus canciones suenen todas en todas las radios como no sonaron nunca antes. Aquí estoy, entonces, como muchos de ustedes triste, impactado y emocionado, con la caja de las bandas eternas a pocos metros como una bandera y un testimonio de lo que ha sido el gran Luiggi, un grande, al que le voy a dar siempre las gracias por su alma de diamante, por el capitán Beto y también por haber sido hincha de River. Hoy al banderín se le pianta un lagrimón porqué todas las cosas que se pierden las tiene dios en un bolso.
   Gracias Luciano por lo que decis ... es lo que sentimos muchos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada