Páginas

viernes, 18 de febrero de 2011

foto de Adolfo Rozenfeld

Temprano el durazno del árbol cayó
Su piel era rosa dorada del sol
Y al verse en la suerte de todo frutal
A la orilla de un río su fe lo hizo llegar
Dicen que en este valle
Los duraznos son de los duendes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada